Seleccionar página

Hoy en día  es habitual hacer el trabajo de purgar  los radiadores. Nosotros mismos de nuestra instalación de caldera de condensación.  Sin embargo,  aquí dejamos unos apuntes para  su fácil realización.

Algunos puntos a tener en cuenta antes de  purgar de radiadores:

1.-  La caldera de condensación tiene que estar con la presión suficiente cómo para empezar la operación.

Bastará con mirar el manómetro y asegurarnos de qué está a 1,5 bar.

2.- En el termostato de la caldera. Bajaremos un poco la temperatura la calefacción.  Para realizar el proceso sin llegar a quemarnos cuándo retiremos el aire de cada radiador.

3.- Comprobaremos el correcto funcionamiento el termostato de ambiente. Basta cómo subir la temperatura un par de grados por encima de la temperatura ambiente. Para asegurarnos que funciona la calefacción.

4.- Prepararemos un destornillador plano un vaso de plástico y un trapo seco

5.- Sabremos qué un radiador está purgado. Cuando el hilo de agua que salga por el purgador sea homogéneo y no contenga aire

6.- Repondremos el nivel del agua en la caldera hasta dejarlo en 1,5 bar y dejaremos el termostato de la caldera en el punto donde nos lo habíamos encontrado.

 

Y ahora sólo queda disfrutar de nuestro confortable sistema de calefacción por radiadores.

 

Y si no sabe resolverse con esta operación siempre nos podrán llamar para la asistencia de un instalador autorizado. Consulte nuestro catálogo de calderas de condensación. Nuestros técnicos le asesorarán para escoger la caldera adecuada para su hogar.